Aventuras en Tijuana – Capítulo 17: Ensenada Adventure.

Tengo un tour en un par de horas. Son 16 personas en total. Son hindúes lo asumo por sus nombres. Vienen desde Nueva York.

No tengo ganas de hacer el tour, aunque estoy seguro que va a estar bien chingón. Pero estoy cansado.

El tour anterior a este fue otro que venía a grabar un reality show. Pero con este me fue horrendo. De nada más pensarlo me emputo. Mejor escribo de ello después. 


Fue una buena semana. Abril ha sido bueno conmigo y eso que acaba de empezar. Gané dinero de izquierda y derecha. Un amigo se casó, yo fui su fotógrafo. Me pagó más de lo que le cobré. Tome un chingo de fotos. Me tarde un chingo editando. Pero todavía puedo mejorar. 

Hice más trabajos de fotografía también. He estado felizmente ocupado.

La boda fue en Ensenada. Hay algo de Ensenada que siempre que voy, me va maravilloso. 

De alguna manera es como lo que solía ser Tijuana. Lo visitan muchos los gringos que les da miedo Tijuana. En esta última visita vi brazaletes que decían “Fuck Trump.” Y también leí uno racista pero chistoso que decía “I ❤ Nigga Pussy.” Vi unos gringos negritos agarrandolos y riendose de que vendieran cosas así. Me pregunto si alguno de ellos se ofende y les tiran mierda a la gente que vende brazaletes. 

Realmente no encuentras esos brazaletes para turistas con tu nombre o recuerdos de cierta playa Mexicana. Me recuerdan mucho a los 90s. En cierto punto de mi vida tenía un chingo de esos brazaletes puestos. Como en la prepa. 

Pero siempre que voy a Ensenada me va super chingón y de locura. Esta vez no fue la excepción.

Y de historias locas que contar… Mi vida suena a ficción.

La primera vez que me trago Ensenada fue en el 2014. No tenía nada de lana. Apenas y me alcanzaba para la renta. Vivía al día preguntándome de qué manera iba a sacar lana para seguir viviendo. Todavía vivo así, pero un poco mejor. 

Mi vecino tocó la puerta. Me dijo “Vámonos al Ensenada Beer Fest.” El festival más grande de cerveza artesanal en México. Tenía 300 pesos en la cartera y no mucho en el banco. Me dijo que con eso la armaba y que no me preocupara. 

¿Dónde me iba a quedar? Que él tenía una casa. 

¿Cómo iba a entrar al festival? Que no me preocupe, que tiene contactos.

De la nada ya estaba en camino a Ensenada por primera vez con mi vecino que apenas conocía. Se que estaba un poco más chavo que yo, pero no por mucho, todavía estaba en la universidad. Hace un chingo que no lo veo. Chido el bato. Creo que ahora vive en Mexicali. 

Llegamos a un vecindario super nice de Ensenada. Ahí estaba la casa de sus padres. Arriba de una colina con vista a Ensenada y al mar. Se veía lindo desde afuera, pero no podía ver la casa bien.

¿Dónde estaban sus papás? Que no me preocupe chingao. 

La casa estaba cerrada y él no traía llaves.

Le habló a todos los cerrajeros de la ciudad para ver cómo iba a entrar. Pero para hacer esto, primero me llevó al Ensenada Beer Fest. Me dejo a la merced de una chica. Lo siento chica, no me acuerdo de tu nombre. Creo que era “Rosa” pero no me acuerdo. Era chida. 

Rosa tenía boletos extra para el Beer Fest, entonces entre con ella.Y con los 300 pesos que tenía probe para las cervezas que me alcanzará. Estaban vendiendo vasitos de 4 oz en 10 a 20 pesos por lugar. Fue un chingo de cheve. No me acuerdo de mucho más que de una mala memoria con los de Donkey Punch Brewery. Ya cuando se estaba acabando el festival me ofrecieron una cheve. Sin decir mucho el dude me dio una cheve como regalo. Luego me dio otra. Y después me cobró.

Me las ofreció como si fueran gratis y el culero me dijo que pagará de a huevo. Ahí se fueron mis últimos pesos. 

Nunca supe nada de mi vecino. No lo vi en el Beer Fest. Rosa me llevó a un bar en Ensenada. El Red Lion. El mismo que fue mi primer bar en Tijuana, pero allá. Está bien el bar pero genérico y aburrido. Las cheves están baratas. Rosa me invitó una cheve de a litro. Te las sirven en botellas recicladas de Oso Negro. Estábamos en un grupo grande con amigas de Rosa. Yo estaba cansado y borracho pero no tenía idea donde me iba a dormir. Sabía que tenía algo de dinero en el banco, con lo que me quedaba me alcanzaba para una noche en un motel barato. Sabía que tenía tan siquiera dos mil pesos en el banco. 

Justo cuando estaba pensando en irme a buscar un cajero y un hotel, Rosa me dijo que ya habló mi vecino y que fuéramos a su casa. 

Al llegar le dije a todo mundo que me sentía en un capítulo de House Hunters International. Ya entrando a la casa me di cuenta que era una mansión. Una sala hermosa y grande que tenía ventanales gigantes con increíbles vistas a la ciudad y al puerto con doble balcón y de 4 pisos con una casa extra en la parte de abajo. Había una docena o más botellas de vino en la mesa de la cocina y una tablita con cocaína. Todas las disque celebridades de Tijuana andaban ahí. 

Tomé vino y hablé con la gente, pero no me acuerdo de mucho. Creo que me quedé dormido en el sofá. 

Me desperté a las 6 de la mañana en una cama en un cuarto solo. Fui a buscar el baño y encontré un baño grande y bonito. Tome agua del lavabo y me lave la cara. Las toallas estaban dobladas en forma de ganso como lo hacen en los hoteles fancy.

Salí por el balcón del cuarto y me di cuenta que estaba abajo de la sala y de lo grande que estaba la casa. No tenía idea dónde estaba yo ni donde andaban los demás. Me regresé a dormir esperando a que más tarde todo se resolviera por sí solo. Me desperté unas horas después. Mi vecino me estaba pegando en la frente con una lata fría de Coors Light. El ya se estaba tomando una.

“Vamos a la casa de mi abuela a desayunar,” me dijo al despertar. 

Antes de ir, me puse a jugar Wii U en la sala. Había más gente apenas despertando y largandose de la casa. Era mi primera vez jugando Wii U. En el sofá de la sala había un cojín de color negro y blanco y con letras de oro decía en inglés “my other house is in Paris.” 

¿Dónde están tus papás? Le volví a preguntar al vecino. “En París,” me dijo como si fuera obvio.

La casa de su abuela también era una casa hermosa. Para nada del tamaño de la otra casa y no tenía una vista maravillosa. Era una casa tradicional Mexicana. De un solo piso y con un jardín amplio con una fuente y varios árboles de fruta de variedades. Su abuela no solo se rifó preparándonos un super desayuno a la mexicana con huevos, frijoles, arroz, tortillas, salsas y demás. También sacó las caguamas. Nos pusimos a tomar con la abuelita mientras nos contó una historia no tan chida. No hace mucho tiempo robaron a una amiga suya y a su esposo en sus casas de una manera de terror. Nos agüito a todos un poco. 

Pinche Ensenada.

Pero al final de la historia, sus amigos salieron ilesos. Solo les bajaron lana y joyería. Seguimos pisteando y mejoraron los ánimos. 

Después nos paseamos por Ensenada y nos juntamos con sus amigos. Se supone que íbamos a regresar a Tijuana ese día, pero nos quedamos otra noche más. 

Acabamos en la misma casa en el balcón con varios de sus amigos acabandonos las botellas de vino y fumando unos porros mientras veíamos el atardecer. 

Esa fue mi primera vez en Ensenada. Esta última es la siguiente historia. Cada vez que voy a Ensenada me va súper chingón. 


Ahora me tengo que alistar para ese tour. Va ser uno largo. No estoy completamente listo. No quiero hacer el pinche tour.

Chance y me retiro de este desmadre pronto. No es la primera vez que lo digo y no será mi última. Pero ya me canse. Dar tours en Tijuana se vuelve pesado. 

Capítulo 17.5: Ensenada De Nuevo y La Última Despedida de Solteros.

Estoy trabajando en traducir mi libro Tijuana Adventure: Confessions of a Tour Guide, encuéntralo en Inglés en Amazon.

En los siguientes días estaré posteando mi “draft” antes de finalizar el libro en Español y buscar a un publicista o agencia en México que quiera publicarlo para que se difunda por la República Mexicana. Si te gusta lo que escribo, también puedes apoyarme en mi Patreon.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s