Aventuras en Tijuana – 8: Puntos Bajos de la Vida

Estoy esperando a que caiga la noche solo para salir a beber. Es sábado, no quiero trabajar. Casi no trabajé toda la semana. Solo hice algo de fotografía.

El editor olvidó pagarme por la historia sobre el Semefo. Un error raro, siempre me paga bien y a tiempo. Tendré que esperar otras dos semanas a que me paguen. Debería de estar trabajando en historias, pero no se de que escribir. 

Entonces me haré pendejo hasta que se vaya el sol para salir a tomar. Hay un partido de fútbol en la tele en un rato. Puedo usarlo como excusa para destapar una cerveza. Pero no lo haré. Tengo que hacer unos favores que me pidió mi hermano. Una vez que acabe con eso puedo empezar a tomar.

Aparte de no trabajar mucho, fui algo productivo esta semana. Más que nada hice trabajos de fotografía. Un trabajo bien pagado. Otros dos que no pagaron. Las que no pagaron fueron chicas guapas que se semidesnudaron (para la cámara, no para mí). Apenas le estoy entrando a ese tipo de fotografía. En mi pasado de paparazzi le tome fotos a muchas de las modelos de Victoria Secret y de las mujeres más bellas del mundo incluyendo cientos de actrices, atletas, modelos, y demás. No estoy seguro que estoy haciendo con este tipo de fotografía, pero me estoy divirtiendo.


Y no.

La Psycho no estaba embarazada de mi bebé. 

Resulta que se estaba tratando de embarazar con su novio de antes. Y no solo con él, también tenía un Gringo que veía frecuentemente como cliente y se trataba de embarazar de él. No entiendo por qué alguien quiere embarazarse, pero ella lo estaba intentando con quién se dejará.

Lo trato conmigo, pero pues usamos condón en la primera. En las demás no me acuerdo. Pero aún así me dijo que era mío. Yo no quería un bebé. Mucho menos con una trabajadora de la zona que obviamente no me interesaba para una relación. 

Hubo drama. El bebe no era mio. Las fechas no se coordinaban. Según mis cálculos, ella ya tenía 3 semanas de embarazo cuando estuve con ella. 

¡Pero esperen, todavía hay más!

No. ya no hay más. Eso fue lo último que supe de ella hasta cinco años después. Cuando la volví a ver… viene más tarde en este diario de un viejo decrépito. 


De regreso a donde estaba. 

No tenía casi nada de lana. Tuve la noche más loca de mi vida. Se me ocurrió “Tijuana Adventure” por lo que sucedió. Aunque el nombre es super obvio. Lo pensé en ese momento.

Ahora Tijuana Adventure es más que nada de la escena de cerveza artesanal y la comida fusion de esta ciudad. Todavía hago despedidas de soltero de vez en cuando y las cosas se ponen de locos. Después de todo, no es un buen Tijuana Adventure si no acaba en ese desvergue.

Suele solo suceder. Sin plan.

La ciudad te absorbe, tienes tu Tijuana Adventure, y te escupe de regreso en la madrugada. Mis aventuras en Tijuana empezaron a volverse malas.

La Psycho no era la unica que me dijo que estaba embarazada. ¿Se acuerdan de la morrita bonita de pelo chino y pecas que me declaro su amor en inglés?

Pues… ella.

Acabe teniendo sexo con ella. Antes de perder el departamento en el que estaba. El pedo es que era joven… muy joven. Tenía 18 años y todavía estaba en la prepa. 

Era obvio que no estaba embarazada y se inventó la historia por dramática. Llegó a mi depa en su uniforme de la prepa para confesarme que me había mentido después de que le exigí pruebas de su embarazo y que hiciera pipí en mi departamento para que no haya inventos. 

Para ser claro, yo tenía 25 años en ese punto. No está tan mal como ahora que tengo 35. Pero aún así… 18 y en la prepa. Ehh… demasiado joven. 

Originalmente la conocí en un bar. Si te conozco en un bar voy asumir que eres de edad y tienes algo de madurez. Bueno… ya no tanto. Prefiero no conocer a nadie.

Sus mentiras fueron lo suficiente para no volverla a ver. Fuck this shit. Odio los dramas con el fin de hacer drama.

No podía pagar renta. Ya había vendido mi carro. No tenía trabajo. Ni cerca de encontrar uno. Estaba perdiéndolo todo. 

Mis papás se mudaron a Playas de Tijuana unos meses después de que yo me mude a la Cacho. Me corrieron de ese departamento porque no podía pagar renta. Le pedí prestado el Jeep a mi cuñada y en un par de viajes llevé todas mis cosas a un mini cuartito que tenían mis papás en el patio de atrás en la casa de Playas.

Puntos bajos de la vida… mudarse de regreso con tus papás. La casa era pequeña y de tres cuartos, pero los cuartos estaban muy pegados. No quería estar tan cerca de mis papás. Preferí el cuarto todavía más pequeño en la parte de atrás. No era más grande de 3 metros por 3 metros. Y me encerré ahí. 

Decidí volverme escritor.

Iba a escribir historias de mis días de paparazzi. Pero no sabía escribir. Decidí que un blog sería un buen comienzo. Y eso fue cuando empecé a escribir en mi vida adulta. Mi vomito de palabras. Mi blog.

También creé la página web para TijuanaAdventure.com y empecé a trabajar en lo que se volverían mis tours.

No fue un buen comienzo como escritor.

Postie historias y le pusieron atención a través de Reddit pero mucha de la atención era negativa. Yo solo quería escribir y ganarme la vida escribiendo mis historias del pasado. Que pendejada.

En menos de una semana de estar de regreso con mis papás, decidí que no quería vivir ahí y tuve la motivación para buscar un trabajo. No fue fácil.

Me tardé poco más de un mes en encontrar el trabajo. Y era justo en lo que quería trabajar, un trabajo escribiendo y editando texto en inglés. Necesitaban escritores baratos con conocimiento sobre fútbol para una nueva página de internet.

Sé de fútbol pero no lo suficiente para ser escritor sobre ello. Me puse a estudiar mucho. No solo sobre el fútbol sino en cómo ser escritor de deportes.

Estaba produciendo más de cinco artículos por día sobre cualquier pendejada relacionada al fútbol. Reviews de los juegos. Historias que traducía de otras páginas. Contenido. Mucho contenido a lo estupido. De vez en cuando me inspiraba para escribir algo bien hecho. Y a esos varias veces le iba bien y lo compartían mucho en redes. Pero en general, mi chamba era crear contenido a lo bruto sobre el deporte, actualizar la página, y editar textos. 

Me pagaban $800 dólares al mes por el trabajo que hacía seis días a la semana. Los primeros meses fueron trabajando desde casa, desde mi cuarto miniatura. Después evolucionó a una oficina a la que teníamos que ir de lunes a viernes.

Después de un par de meses en esa chamba y de muchas peleas con mi padre, estaba listo para mudarme.

Así fue que me mudé por primera vez al centro de Tijuana con una mujer extraña que conocí en la calle. Me dijo que su nombre era Pálida Hortaliza. Y lo acepté. Como si ese nombre fuera real. 

Era realmente pálida y tenía un mentón sumido, de eso que parece como abuelita aunque este joven. Era realmente joven y pálida como si viniera de Minnesota. Sus ojos delataban tortura y tristeza. Y hablaba en un acento muy extraño. Con palabras lentas y cantadas.

Si no es obvio, fue un error mudarme con ella. Pero era mejor que vivir con mi papá.

Capítulo 9: La Señorita Pálida Hortaliza Alegría

Estoy trabajando en traducir mi libro Tijuana Adventure: Confessions of a Tour Guide, encuéntralo en Inglés en Amazon.

En los siguientes días estaré posteando mi “draft” antes de finalizar el libro en Español y buscar a un publicista o agencia en México que quiera publicarlo para que se difunda por la República Mexicana. Si te gusta lo que escribo, también puedes apoyarme en mi Patreon.

Foto por @Matingas_

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s