Aventuras en Tijuana – Capítulo 6: Amigos de Los Ángeles Visitan. Guitarra Clásica y Primeros Tours.

Capítulo 6: Amigos de Los Ángeles Visitan. Guitarra Clásica y Primeros Tours.

Despertar no importa. Cuando trabajas de freelancer, el tiempo solo importa si tengo un fecha límite. Y ahorita no tengo ni un fecha límite. 

Me pongo fechas de cosas que hacer a mi mismo. Tengo que terminar este artículo sobre el Semefo para mañana temprano. Ya escribí un buen cacho. No es de mis favoritos, pero va bien. Debería de acabarlo después de escribir estas pendejadas. Y después de un buen desayuno.

——-

Antes de mudarme a Tijuana en el 2012, deje todo mi desmadre en la casa de mi hermano. Fui a visitar a mi padre y madre que todavía vivían en Querétaro. También fui a visitar a mis amigos. Quería ver si era buena idea mudarme a Querétaro. 

Fuck no. No era una buena idea.

Llevaba más de 6 años sin visitar y ya no tengo razones por las cuales ir. Mi padre y madre decidieron mudarse a Tijuana después de que yo decidí mudarme a Tijuana. 

No había nada en Querétaro para mi. No había chambas y las que había no pagaban mucho. La mayoría de mis amigos ya estaban casados, panzones y con hijos. 

Absolutamente nada que hacer. Un futuro aburrido.

También, no tiene mucho que ver, pero los Gallos Blancos jugaron contra los Xolos de Tijuana en el tiempo que estuve en Querétaro. Los Gallos perdieron. Eso me reafirmo que me debería de ir a Tijuana. 

También estaba acostumbrada a mi vida en el Gringo. No quería estar tan lejos de la frontera y había la posibilidad de regresar al Gringo. Y así comenzó mi vida en Tijuana. 

No hice nada por meses. Tenía la fantasía de ganarme la vida tocando guitarra clásica, lo que estudié en la universidad. Empecé a practicar por horas diario. Me puse a dar lecciones en el Café Diógenes. No cobraba mucho por mis clases. Las daba a 50 pesos por media hora. Eso rápidamente lo cambié a 100 pesos cuando me di cuenta que era buen maestro y mis estudiantes avanzaban rápido y les gustaban las clases. Tenía solo 5 estudiantes frecuentes que veía cada semana. El más joven tenía 7 años y no aprendía mucho y a veces traía a su hermanita. El mas viejo tenía mas de 50. Era un ruco agradable que le fascinaba la música. Ya estaba tratando de aprender guitarra el solo con libros de autoaprendizaje. Cuando yo le explicaba la relación de las notas, como leer nota, y un simple círculo de sol se quedaba fascinado. Había otros que también le gustaban las lecciones y tenía amigos que también les interesaban lecciones más específicas.

Pero nunca fue para ninguna parte. Y después de unos meses, deje de dar lecciones.

También trate de tocar en restaurantes nice. Fui de puerta en puerta preguntando si podía tocar guitarra durante las cenas románticas. A la mayoría les valió madres.

El hotel Marriott fue la sorpresa. Me ofrecieron 500 pesos por tocar un par de horas, más comida gratis y lo que me lleve de propina. Empecé a ir todos los viernes en la tarde.

Nunca gane mucho dinero tocando guitarra, lo que me dieran me hacía feliz.

También toqué varias veces en San Diego cobrando alrededor de $50 o en Farmer ‘s Market donde ganaba eso o más de propina. Pero sin carro y sin mucho equipo más que mi guitarra, no la armaba bien. Y también hay muy buenos guitarristas en el área. 

El primer día que toqué en el Marriott, a nadie le avisaron que iba a llegar un guitarrista. Todavía tenían música de elevador sonando en las bocinas del lobby.

Era un desmadre en general. Toqué un poco más de un mes ahí. Siempre llegaba y era un desmadre. Pero quitaban la música, y me dejaban acomodarme en un lugar del lobby. Tocaba un set de canciones, las repetía, improvisaba, y en general hacía ejercicios de arpegio y escalas. Básicamente me pagaban por practicar. 

Los viejitos eran los más lindos. Una viejita con su marido se sentaron en el lobby a escucharme atentamente por unos minutos. Toque “Una Limosna Por El Amor de Dios” del maestro Barrios Mangoré. Al terminar me dieron $20 dólares y la viejita me dijo que tocaba maravilloso.

Después de un mes y cacho el Marriott no me quería pagar porque no estaba de alta en el SAT. Deje de ir. 

De regreso a la nada.

Me pase los días monitoreando mis ahorros de dinero del carro vendido. Evitando trabajos de cualquier tipo. Evitando la vida. Un poco como lo estoy haciendo ahorita. Viviendo con lo minimo. Deprimido. Solitario. Haciendo absolutamente nada. Esperando a que se me acabe el dinero para ponerme a trabajar.

Lo unico que me traía alegría era cuando amigos de Los Angeles me visitaban. Y no muchos me visitaban. Pero cada vez que lo hacían me encantaba llevarlos a los lugares de Tijuana que había descubierto.

Fueron los hermanos y mis grandes amigos, Hudson y Penner, los que se convirtieron de alguna manera en mis primeros clientes. Hudson se estaba divorciando de su esposa. Penner también estaba teniendo problemas de matrimonio ya que su esposa decidió ser una pornstar de las gordotas y tener una relación abierta. 

Yep…

Mis dos amigos estaban pasando por cosas extrañas.

Hudson y Penner eran de mis mejores amigos en Los Ángeles. Yo trabajaba con Hudson, era mi compañero de paparazzi en LAX. Trabajé más de un año con el. Penner trabajaba para TMZ y nos veíamos seguido. Los dos ya no andan en lo mismo, pero en ese entonces Penner todavía estaba con TMZ.

No sabía que vergas estaba haciendo en Tijuana, pero siempre he sido bueno en improvisar. Les gustaba cómo los llevaba por las calles pretendiendo que sabía todo aunque todavía era muy nuevo para mi. Pero para ellos, era mucho más distinto a lo que están acostumbrados en Los Ángeles. Me empezaron a visitar cuando podían.

Aún sin saber que hacer, los llevaba a la calle, a los bares de mala muerte, a la buena comida y a los tacos de la esquina, y claro… a los congales.

En una de esas visitas acabamos en un congal horrendo que se estableció en la Calle Sexta por unos meses. No había nadie más que meseros / jaladores de mierda y como cuatro muchachas que no estaban buenas pero si semidesnudas. Y claro, nosotros los Gringos. 

Nos dieron tequilas y cervezas baratas mientras las morras nos bailaban en un stage cucho cerca de nuestra mesa. Y aunque no estaban buenas, nos estábamos divirtiendo y dándoles propina. Estaba con mis mejores amigos de LA en un hoyo culero de Tijuana. 

De ahí nos fuimos a otros bares, a un show de punk, y otros congales baratos. Esto fue en los comienzos de 2012, Tijuana no era para nada el mismo de ahora. Especialmente el centro de Tijuana. La ciudad todavía buscaba su identidad. No había mucho que hacer excepto congales baratos y bares de mala muerte. 

Para nada lo que es ahora. Tanto cambio en tan pocos años. 

Ahora existen tantas cervecerías artesanales. Y ahora (casi) nunca voy a los congales.

———-

Hudson y Penner no reconocerían este Tijuana. No me han visitado desde esos años. Visité a Hudson en Los Ángeles varias veces y todavía hablo con él frecuentemente. Se casó de nuevo, esta vez con una Australiana que cocina fenomenal y se salieron de Los Ángeles. Se ve que son muy felices. Nunca me han visitado con la excusa de que todavía están esperando los trámites para que su esposa se vuelva Americana y pueda viajar con más facilidad. Ya es ciudadana, entonces no se cual es su excusa ahora… 

Desde que se fue Hudson, ya no tengo una razón para visitar LA excepto el aeropuerto. Odio LA, pero visitarla por un par de días no es feo. Especialmente si todavía viviera Hudson ahí. 

———–

Esa misma noche estábamos fumando un cigarro afuera de Bar Chips cuando una morra bien cute con pequitas en la cara y pelo largo negro y chino me dijo en inglés toda borracha “ay tink chu ar da lov of ma laif.” 

WOO! A huevo!

Si no entiendes lo que trato de decir, me dijo “I think you are the love of my life.”

Era muy bonita. Demasiado bonita. Y me dio un abrazo de esos que sientes que no te quiere dejar de ir. Pero sabía que estaba borracha. 

Me hice el gringo pendejo y pretendí que no hablaba Español. Ya sentados en una mesa en el Chips, escuche como le decía a sus amigas las ganas que tenía de cogerme. Me hice el wey por un buen rato hasta que no pude aguantar la risa y le dije que hablo Español. Se puso toda rojita y se regresó a hablar con sus amigas. Hudson me dijo que me la llevara a casa… pero no.

Nos fuimos y seguimos de party. 

Si conseguí su Facebook. 

La siguiente mañana, después de irnos de party toda la noche, Hudson y Penner fueron los que me dijeron: “Deberías de hacer tours.” E insistieron en pagarme $100 solo por el paseo que les di en Tijuana. 

Realmente no pensaba en ser guía, pero si necesitaba el dinero. Sin trabajo ni nada. Acepte el pago. Me dijeron que fue una de las mejores noches de su vida y que querían volver pronto. Volvieron a caerle un par de veces. Le dijeron a muchos de mis amigos en LA que fueran a Tijuana a visitarme. Más gente empezó a visitarme y empecé a darle tours a mis amigos sin cobrarles. Ellos siempre insistían en pagarme.

Con eso, empecé a fundar lo que serían mis tours. La página web. Y me puse aprender mas sobre Tijuana y su gente.

Me di cuenta que ya había varios otros guías en la ciudad. Pedí trabajo con uno de ellos y me mandaron a la verga. Después de eso, sus amigos y otros guías me empezaron a mandar mensajes agresivos de que no era bienvenido como guía de turistas. 

Eso me inspiro hacer mis propios tours y mi website. 

Lo único que necesitaba era un buen nombre. Todo lo demás se iba hacer solo.

Capítulo 7: La Tijuana Adventure

Estoy trabajando en traducir mi libro Tijuana Adventure: Confessions of a Tour Guide, encuéntralo en Inglés en Amazon.

En los siguientes días estaré posteando mi “draft” antes de finalizar el libro en Español y buscar a un publicista o agencia en México que quiera publicarlo para que se difunda por la República Mexicana. Si te gusta lo que escribo, también puedes apoyarme en mi Patreon.

Yo con mi guitarra en el 2012 en La Cocina de Palermo.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s