Aventuras en Tijuana – Capítulo 3. Shaun y Mike.

Capítulo 3. Shaun y Mike.

Aviso: esos no son sus nombres reales. No me acuerdo de sus nombres reales. No me acuerdo bien como los conocí. Eran amigos de unos amigos de mi hermano. Algo así…

Los llamaré Shaun y Mike. Tenían cara de Shaun y Mike. Dos Gringos blancos. Dos pilotos que por el momento estaban desempleados. Uno vivía en Hawaii y el otro en San Francisco. Por ser pilotos, no podían fumar marihuana. En vez de eso, fumaban una chingadera que se llama “K-2” que es como un incienso herbal (muy malo).

Mike era algo chaparro, típico dude surfer que parece estar super pacheco todo el tiempo y te habla lentamente a la “brooooo.” Decía cosas muy chistosas todo el tiempo, tipo el humor de Adam DeVine del show Workaholics. Shaun era más alto, casi de mi altura (1.93m). Shaun tenía mucho más la cara de piloto, más serio, como un tipo Michael Fassbender. 


Regresemos un poco.

Esto fue en el 2010. Ni siquiera vivía en Tijuana. Vivía en Los Ángeles. Esta es de mis primeras experiencias en Tijuana con dos extraños y yo funcionando como guía aunque realmente no conocía la ciudad. Muchas cosas locas sucedieron.

Shaun y Mike me llevaron a surfear por primera vez en mi vida. Fuimos a un lugar al sur de Rosarito, no estoy seguro que kilómetro, pero uno de los populares. Pagamos $5 dólares por parquear la troca en la playa y para usar unos baños culeros que tenían, pero era una linda playa. 

Fumamos un chingo de ese incienso basura “K-2.”

Hubiera sido una forma tan pendeja de morir. Ahogado por surfear después de fumar esa mierda. Pero no pasó nada. Tampoco cache ni una sola ola. Mike cacho varias y se veía que era el más expertillo de los dos. Shaun cacho un par pero nada espectacular. 

Fue una gran experiencia y la ame. 


Adelantémonos un poco.

Empecé a surfear en Los Ángeles todas las mañanas antes de ir a trabajar de paparazzo. 

Adelantémonos a ahora.

No he surfeado en años. Una lesbiana en Rosarito me robó mi tabla de surf, mi patineta, mi wetsuit, y mi bufanda favorita. También mi corazón. No tanto como robado, mas que nada lo deje ahí en la casa de su novia y según ella tiró todo después de una pelea. Lesbiana y todo, pero aún así anduvo conmigo…

Regresemos a la historia de nuevo.


Después de surfear, regresamos a la casa de mi hermano. El vivía en la misma casa en la que vive ahora en la Colonia Independencia. Pero en ese entonces la casa estaba en muy malas condiciones con una alfombra asquerosa y deterioro general. Mi hermano también era nuevo en Tijuana. Su casa apenas y tenía muebles. 

Otra vez, no estoy seguro quienes eran estos tipos o por que se estaban quedando en la casa de mi hermano. Amigos de amigos durmiendo en pisos de desconocidos.

En ese entonces yo vivía en un departamento semi-lujoso en Los Ángeles con todas las amenidades en un lugar llamado “Mariner ‘s Village” en Marina del Rey. El lugar tenía pequeños arroyos y estanques con tortugas y peces Koi justo abajo de mi balcón. También había 4 albercas, 2 jacuzzis, gimnasio, restaurante y café, 4 canchas de tenis, biblioteca y areas comunes, acceso a la playa y bahía. 

El lugar era fantástico, compartía un departamento de 3 cuartos con dos roommates que eran buen pedo, pero el tamaño de los depas eran pequeños. Costaba un poco más de $3,000 dólares al mes que se dividía entre los tres. Pagaba un poco más de mil dólares al mes para vivir en esos departamentos de fantasía. Estoy seguro que están mucho más caros ahora. 

A mi hermano y a su novia no les molestaba intercambiar lugares. Yo me quedaba en la casa de mi hermano en Tijuana y a cambio les prestaba mi cuarto en esos departamentos. Ese fin de semana me quedé con Shaun y Mike en la casa de mi hermano. 

En ese entonces, Tijuana trataba de implementar la ley de que todos los bares (incluyendo congales) cierren a las 2:00 a.m.

Fue raro y duro nada más un par de meses. Pero en ese par de meses, las autoridades andaban con todo en asegurar que todo cerrará a las 2:00 a.m. En Tijuana es muy común que los bares y congales estén abiertos las 24 horas del día.

Estoy seguro que había muchos afters y lugares donde seguía la fiesta, pero en ese entonces era nuevo en Tijuana y no conocía a nadie. 

No recuerdo cómo empezó la noche. Probablemente algo super básico, algún barecillo en Calle Sexta. Shaun y Mike querían ligar con las Mexicanas pero no eran muy buenos en el intento. Tengo una pequeña memoria de Shaun siendo rechazado en La Estrella después de tratar de sacar a bailar a una morra. Eso no es lo importante de la historia.

Solo me acuerdo que estaba emocionado por volver a la Zona Norte y por ser el guía aunque no sabía mucho. 

De regreso al Hong Kong. Al magnífico emporio palacio sexual de depravidades. 

Estaba nervioso. Siempre que voy me pongo algo nervioso. Aunque ya me acostumbre a ir a esos lugares, siempre me pone nervioso entrar a las calles donde el tiempo no existe. Te traga la noche y te escupe en la madrugada. 

Tan pronto entramos al Hong Kong, Mike desapareció. Como un experto en congales, se fue a buscar la chica que quería y hacer sus cosas. Yo me quedé con Shaun. Agarramos una mesa y les empezamos invitar tragos a unas chicas y en general disfrutar del lugar.

Después de un par de cervezas, regreso Mike. Ya había subido al hotel con una chica y quería ir por más. Pero Shaun dijo que era su turno y que se quedará conmigo pisteando. 

Shaun se llevo a la morra a la que invita tragos arriba al hotel.

Mike se quedo menos de un minuto conmigo. Se levantó y fue buscar a otra morra. 

Me quedé solo.

No solo me quedé solo… me dieron unas ganas horrendas de cagar.

Y de alguna manera me sentía responsable por los Gringos. Pinches vatos no hablaban nada de español. Pero supongo que eran adultos responsables de su propio destino. 

Me quedé en el Hong Kong esperándolos mientras mi estómago me decía ve a cagar. Agarre otra cerveza y note una mujer madura que se me quedaba viendo.

“Vamos güerito ya invitale un trago,” dijo su amiga. 

Chingue su… Por que no. Estos vatos andan perdidos.

Su nombre estúpidamente falso era “Kristofera.” Ya llevaba trabajando ahí un par de años. Era mucho mas vieja que yo y tenía esos cuerpos falsos moldeados por cirujanos expertos. Nariz falsa. Tetotas falsas. Culote falso. Completamente lo contrario de lo que normalmente me atrae, pero estaba virtualmente desnuda, solo tenía fishnets de color verde puesto. 

Me dijo historias de el Hong Kong y de las locuras que pasan mientras me trataba de convencer de ir al hotel a cogerla. Estoy orgulloso de decir que hasta hoy en día, nunca he pagado nunca por sexo. No me agrada la idea y me rehuso. Es algo extraño pagar por ello y ser olvidado. 

Pero aún así pregunte cuanto me cobra. $60 dólares me dijo.

Ja… Para nada iba a gastarme tanta lana, mejor le invite otro trago. Otra cheve.

“Bueno güerito por ti, $40.” 

No. No estaba interesado. 

“$20 solo por que me gustas,” me dijo. “Y obvio lo que cobre el hotel.”

Me estaba cagando. Y yo soy de esos tipos raros que no le gusta cagar en un baño público. No veía a Shaun y Mike en ningún lado. 

Le confesé. Me estoy pedorreando y necesito ir al hotel para usar un baño en privado. Así de feo me pego el mal del porky.

Y si. Los baños de el Hong Kong están limpios, pero esto era de esas cacas mortales. 

Le dije a Kristofera que me llevará al hotel. Se puso la bata tradicional de van a subir a coger. Pague $12 por un cuarto y le dije que me esperará de regreso en el Hong Kong. Pagué $12 por 30 minutos en un hotel de sexo solo para cagar agusto. Se podía escuchar como en todos los otros cuartos estaban cogiendo. 

Había porno en la tele, pero fui directo al baño. Me aliviané. Disfrute la porno (si sabes a lo que me refiero). Y me bañe por un rato incredulo de todo la pendejada que estaba pasando. Regrese al Hong Kong para buscar a Shaun y Mike. 

No los encontré.

Encontré a Kristofera de nuevo. Se burlo de mi por ser tan extraño. Y me dijo que se notaba que me estaba pedorreando. Me siguío diciendo güero extraño pero nos llevamos muy bien que intercambiamos Facebook y me ayudo a buscar a Shaun y Mike. Le compré más tragos y le di propina de $20 por ser una buena ayuda.

Dieron las 2:00 de la mañana. Cerraron el Hong Kong y empezaron a correr a todos (de todos los bares). Le dije bye y gracias a Kristofera y la agregué en el Facebook. Todavía la tengo hoy en día (y le pedí permiso para contar esta historia). Su nombre no es Kristofera. Es un nombre Mexicano muy común. Y si. Es mucho más vieja que yo pero con ese cuerpazo falso moldeado. Ese cuerpo más la luz de el Hong Kong más lo que tenía de peda, Kristofera se veía buenísima. 

Todavía es super buena onda y chistosa. La última vez que hablamos me dijo que sigue trabajando en el área. La vi un par de veces más cuando regresaba al Adelitas o al Hong Kong… Siempre le compre un trago o dos y cotorreamos un rato. Ya nunca me pregunta si quiero subir al cuarto. 

Las calles eran un desmadre cuando cerraban a las 2:00 de la mañana. Miles de turistas y locales caminando por la Zona Norte buscando donde más pistear o donde ir. Pero no había nada abierto más que puestos de tacos y farmacias. 

Todavía no encontraba a Shaun y Mike. Deambule un rato por la Zonaja buscándolos pero ya estaba cansado y listo para irme a dormir. Estaba apunto de caminar a la casa de mi hermano (solo yo tenía llaves) y que chinguen a su madre. Son adultos. Pueden quedarse en un hotel. Y que en eso, me los topo afuera de una farmacia. Los dos juntos. 

La noche no terminó ahí.

Todo estaba cerrado, pero Mike estaba muy insistente en que todavía quería más mujeres y ligar más. No quería estar con una prostituta. Quería estar con una mujer pero aún así quería ofrecerles dinero. No tenía sentido para mi, pero Mike quería hacer lo que él quería hacer.

Acabo hablando con dos mujeres chaparritas medio llenitas y no muy bonitas… De alguna manera las convenció en tener sexo con el y Shaun por $50 cada una. 

Nada estaba abierto. Y estas morras nada más eran unas morras random que nos topamos. Caminamos el largo trayecto de la Zona a la casa de mi hermano en la Indepe.

En el camino, cotorrie con las morras. Se quejaron de que estabamos caminando mucho y lo estabamos casi a las 3 de la mañana. Dos pinches gringos locos fumando K-2, dos morras random, y yo… Ahora que lo pienso, un taxi hubiera sido más fácil.

Estaba muy extraña la situación y no estoy seguro porque accedí a lo que quería Mike. 

En el camino me enteré de que las mujeres trabajaban en “El Columpio” un congal de la zona. Si trabajaban de prostitutas… Ambas de 21 años. Una tenía tres hijos, la otra no tenía. Eran mejores amigas y hacían todo juntas y hablamos de más cosas que pasan en la zonaja. 

Le dije a Mike que falló en su misión, que las chicas si trabajaban de prostitutas. No me quiso creer y se convenció a él mismo de que ligó unas morras en la farmacia.

En la casa de mi hermano, hicieron sus cosas en la alfombra sucia de la sala y yo me fui a dormir al cuarto. Aunqué realmente no podía dormir ya que los escuchaba tener sexo abajo. Después de una media hora, escuché que llegó un taxi y que se despedían de ellas. 

La mañana siguiente desayunamos tacos y regresamos a la frontera juntos. Nunca los volví a ver. Nunca volví a fumar K-2.

Las chicas…

Años después, creo que las veo juntas de ves en cuando. Los domingos solía ir mucho al Bar Chips. Ahí las veía juntas pisteando caguamas. No estoy seguro si eran ellas, pero se parecen mucho a mi recuerdo de ellas. Y ellas parecen verme como que también se acuerdan de mi pero no saben de donde. Y yo las veo pensando, creo que esas son las chicas que Mike “se ligó.” 

Nunca había contado esa historia hasta ahora que la escribo. En ese entonces nunca imaginé que iba a vivir en Tijuana. Tampoco imaginé que mi hermano iba a seguir viviendo en la misma casa, ahora con esposa e hijos. La alfombra sucia ya no está. La casa la remodelaron y para nada es la misma de lo que solía ser.

Pero tantos años después… disculpa carnal. La neta nunca pensé que todo eso iba a pasar. 

Capítulo 4. El Diario de un Viejo Pervertido.

Estoy trabajando en traducir mi libro Tijuana Adventure: Confessions of a Tour Guide, encuéntralo en Inglés en Amazon.

En los siguientes días estaré posteando mi “draft” antes de finalizar el libro en Español y buscar a un publicista o agencia en México que quiera publicarlo para que se difunda por la República Mexicana. Si te gusta lo que escribo, también puedes apoyarme en mi Patreon.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s